Grecia anunció un nuevo endurecimiento de las medidas que buscan evitar la propagación del coronavirus, después de que el sábado superó los 100 casos diarios por primera vez desde mediados de abril.

Después de que el último viernes se hizo obligatorio el uso de la mascarilla en todos los espacios cerrados, el Gobierno anunció que hasta el 18 de agosto será obligatorio su uso también en las cubiertas al aire libre de los ferris, un medio de transporte masivo en el país.

Otra de las medidas anunciadas es la ampliación hasta esa fecha de la prohibición de regresar a Grecia a los trabajadores temporario agrícolas, en su mayoría provenientes de países balcánicos, que salgan del país.

Asimismo, mantendrá a los aeropuertos cerrados para los vuelos procedentes de Turquía, Albania y Macedonia del Norte hasta el 15 de agosto.

Una de las mayores preocupaciones del Gobierno griego es precisamente el fin de semana del 15 de agosto cuando decenas de miles de personas se desplazan todos los años en peregrinaje a varias islas Cícladas, especialmente a Tenos, por el Día de la Asunción de la Virgen María.

El Gobierno intensificó los controles en todo el país para intentar que se respeten el distanciamiento físico y el uso de mascarillas. Durante el fin de semana se hicieron 6.610 controles y se impusieron alrededor de 500 multas.