Un grupo que busca derrocar al líder norcoreano, Kim Jong-un, reivindicó un reciente asalto de película a la embajada en Madrid de la hermética nación comunista y aseguró que luego compartió con el FBI "información de un valor potencial enorme".

El caso estuvo rodeado de misterio hasta que el juez español que lo sigue levantó ayer el secreto de sumario y reveló, entre otras cosas, que los asaltantes habían ofrecido la información robada al FBI, algo que desató sospechas de un rol de Estados Unidos.

El Departamento de Estado dijo ayer que Estados Unidos no tuvo "nada que ver", y el FBI declaró que coopera activamente con los organismos de seguridad españoles, aunque no precisó si aceptó la oferta de la información robada de la embajada norcoreana.

El diario español El País informó que España pidió aclaraciones a la CIA y que la Agencia Central de Inteligencia estadounidense negó cualquier participación.

En este contexto, el grupo activista opositor Cheollima Civil Defense (CCD) reivindicó el asalto a la embajada del 22 de febrero pasado y dijo que lo hizo para poner fin a las actividades ilícitas en las delegaciones diplomáticas de Corea del Norte.

Ayer, el juez español que lleva la causa dijo que Adrián Hong Chang, un mexicano residente en Estados Unidos, fue el líder del asalto, que ocurrió días antes de la cumbre entre los gobernantes estadounidense y norcoreano, Kim y Donald Trump, en Hanoi.

noticias relacionadas