La empresa aeroespacial de Jeff Bezos, Blue Origin, presentó una demanda contra la NASA ante el tribunal federal de Estados Unidos, por la gestión del programa del Sistema de Aterrizaje Humano, a través del cual la agencia estadounidense contrató a la empresa SpaceX, de Elon Musk, para encargarse de una misión que llevaría al ser humano a la Luna una vez más. 

La acción legal se produce a menos de un mes de que la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de EE.UU (GAO, por sus siglas en inglés) desestimara los reclamos de Blue Origin contra la decisión de la agencia espacial de elegir únicamente a SpaceX para construir un módulo de alunizaje. 

Blue Origin ha presentado una demanda ante el Tribunal de Reclamos Federales de Estados Unidos”, dijo un portavoz en un comunicado enviado la AFP. Indicaron que la demanda representa “un intento de corregir las fallas en el proceso de adquisiciones de la NASA”. 

De esta manera, la guerra espacial de multimillonarios continúa y Jeff Bezos no quiere quedarse atrás. A fines de julio, el fundador de Amazon le ofreció a la NASA una suma de 2.000 millones de dólares para construir la sonda lunar, pero la agencia no respondió a la oferta.

La disputa entre Blue Origin y SpaceX por llegar a la Luna

En abril, la NASA otorgó a Elon Musk, uno de los rivales de Bezos en la industria del turismo espacial, un contrato de 2.900 millones de dólares para que SpaceX pueda construir una nave espacial que lleve astronautas a la Luna a partir de 2024, en el marco del programa Artemis. 

De esa manera, la agencia del gobierno estadounidense rechazó las ofertas de Blue Origin y el contratista de defensa Dynetics y el contrato por un Sistema de Aterrizaje Humano (HLS, por sus siglas en inglés), por unos 2.900 millones de dólares, fue otorgado a la firma rival  SpaceX en abril pasado.

Bezos redobló la apuesta y realizó una oferta a la  NASA. Además de 2.000 millones de dólares, prometió que su compañía probaría su módulo de aterrizaje en órbita en torno a la Tierra a su propio costo. Sin embargo, la NASA no aceptó la oferta. 

La intención original de la agencia espacial estadounidense era firmar dos contratos por separado, pero por cuestiones de financiación esa posibilidad se dificultó y decidieron continuar con una única firma, la de SpaceX

La demanda de Blue Origin a la NASA

La empresa aeroespacial que quiere llevar a la NASA a la justicia dijo creer "firmemente" en que la situación debe ser abordada "para restaurar la equidad, crear competencia y garantizar un retorno seguro a la Luna para Estados Unidos".

El equipo de trabajo de Blue Origin - Fuente: @blueorigin Twitter

En este marco, Blue Origin sostuvo que la NASA no les permitió modificar su oferta como a la compañía de Musk, por lo que la decisión fue "fundamentalmente injusta".

Sin embargo, la GAO dijo que la "evaluación de las tres propuestas por parte de la NASA fue razonable y coherente con la ley de adquisiciones aplicable, la normativa y las condiciones del anuncio".