La guerrilla del ELN volvió a pedir que se realice en Quito la quinta ronda de los diálogos de paz, que fueron suspendidos el lunes pasado por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, como respuesta a tres atentados del grupo insurgente contra la Policía, y aseguró que hay que avanzar con o sin una nueva tregua.

"Nuestra delegación tiene un mandato para continuar con el proceso de conversaciones, establecer acuerdos con base en la agenda pactada, así como también para establecer un nuevo acuerdo de cese bilateral de fuego (...) o de continuar las conversaciones en medio del conflicto como ha sido el interés del gobierno", señaló el ELN en un comunicado.

Por su parte, el jefe del equipo negociador del gobierno colombiano, Gustavo Bell, informó que se quedaría en Bogotá y no viajaría a Quito para reanudar las negociaciones de paz, acatando la orden presidencial.

Santos había anunciado que no reanudará el diálogo de paz "hasta que no vea coherencia por parte del ELN entre sus palabras y sus acciones".

De esta manera respondió a los tres atentados que golpearon a la Policía y dejaron siete agentes muertos el fin de semana pasado.