La situación actual de emergencia en Brasil por la nueva ola de contagio de Covid-19 está afectando la producción de automóviles en general, y ya son varias las marcas que anunciaron cierres temporales de sus factorías. 

Primero Volkswagen y GM anunciaron cierres de sus plantas como medida de contigencia, y ahora se informa que Renault, Toyota y Nissan harán lo mismo. 

Inesperadamente varios fabricantes en el socio mayor del Mercosur tuvieron que suspender las actividades de producción por algunos días e incluso semanas, eso dependiendo de las decisiones autónomas de cada marca, en pro de aportar a la contención de los contagios de coronavirus.

La situación repercutirá no solo en Brasil sino en los países de la región que reciben diferentes modelos importados de allí, como la Argentina y Colombia. 

Nissan otorgó vacaciones colectivas a los empleados del 26 de marzo al 12 de abril, y posteriormente dará vacaciones a grupos alternos en pro de reducir la cantidad de empleados en la fábrica. 

Tanto Renault como Toyota anunciaron que el cierre de sus centros de producción irá hasta el 5 de abril. La marca del rombo tiene un planta en Brasil, mientras que los japoneses cuenta con cuatro complejos ubicados en el Estado de São Paulo.

En este período de inactividad que arranca hoy y que durará ocho días, altera el ritmo de la producción de la actualización del Renault Captur, el cual tenía programado su lanzamiento para el mes de mayo. Toyota tendrá retrasos en la entrega del SUV Corolla Cross que ya acumula 4.000 pedidos. 

Recordemos que Volkswagen informó que las puertas de sus fábricas, que en total son cuatro en Brasil, están cerradas desde el 24 de marzo y hasta el 4 de abril. En cuanto a GM, el anunció se enfocó en la suspensión del montaje del Chevrolet Onix, sumando la crisis de microcomponentes.