La comunidad científica celebró el hallazgo de cadáver de oso de las cavernas de la Era del Hielo que se encuentra prácticamente intacto. El ejemplar, de más de veinte mil años de antiguedad aproxiamdamente, fue detectado por unos pastores de renos se encontraban en la isla Lyakhovsky, ubicada en un archipiélago ruso cerca del Ártico.

"Hoy en día, este es el primer y único hallazgo de este tipo: un cadáver de oso de las cavernas completo con tejidos blandos. Está completamente conservado, con todos los órganos internos en su lugar, incluida la nariz. Anteriormente, solo se encontraron cráneos y huesos. Este hallazgo es de gran importancia para todo el mundo", dijo en un comunicado la científica Lena Grigorieva, una de las principales expertas de Rusia en especies extintas de la Edad del Hielo.

Tras el descubrimiento, científicos realizaron un análisis preliminar que indicó que se trataría de un oso adulto que vivió hace 22 o 39.500 años. El miembro del equipo de investigación, Maxim Cheprasov, señaló que “es necesario llevar a cabo un análisis de radiocarbono para determinar la edad precisa del oso”.

Además, en la zona continental de Yakutia también encontraron el pequeño cadáver de un animal de la misma especie. El continuo descongelamiento del hielo en el territorio, favorecido por el calentamiento global, llevó a que, en los últimos años, se descubran impresionantes ejemplares en un estado prácticamente óptimo para su estudio.

Los restos servirán para el estudio del animal

Se preparará un programa científico para su estudio integral, que estudiará el cadáver de un oso mediante la utilización de todos los métodos modernos de investigación científica: genética molecular, celular, microbiológica y otros.

Los científicos esperan obtener ADN del animal, ya que parece estar en buenas condiciones, y estudiar la genética molecular, celular y microbiológica. Este análisis podría ofrecer nuevos conocimientos sobre su historia evolutiva y rasgos genéticos únicos.

Por otra parte, el análisis isotópico de los dientes podría apuntar a la dieta y la distribución geográfica; el análisis de ADN podría ofrecer nuevos conocimientos sobre su historia evolutiva y rasgos genéticos únicos; y un análisis del contenido de su estómago también podría arrojar luz sobre su dieta. Sería bueno saber, por ejemplo, si esta bestia era un herbívoro obligado o un omnívoro oportunista como los osos pardos modernos a los que se parece.

"La investigación está planificada a una escala tan grande como el estudio del famoso mamut en la pequeña isla de Liakhovsky", explicó Grigorieva, refiriéndose al descubrimiento de una cría de mamut que vivió hace 28.000 años.

Por qué estaba intacto el oso de las cavernas

El oso de las cavernas (Ursus spelaeus) es una especie o subespecie prehistórica que vivió en Eurasia en el Pleistoceno medio y tardío y se extinguió hace unos 15.000 años.

El descubrimiento de este ejemplar de oso fue posible debido al derretimiento del permafrost, una gruesa capa de suelo congelado, típico de la región ártica, que, en teoría, no se derrite con los cambios de estación.

El oso habría vivido entre 20 y 40 mil años atrás

Sin embargo, esta capa gélida ha perdido terreno en los últimos años debido al calentamiento global, dejando a la vista cuerpos de mamuts, rinocerontes lanudos, caballos de la Edad de Hielo y varios bebés de leones cavernarios, que habían permanecido conservados por el frío permanente.

El animal había quedado conservado en hielo, y estaba tan bien conservado como si acabara de morir, y los científicos evalúan la posibilidad de una clonación .