La justicia de Madrid investiga la muerte de un ex ejecutivo de la petrolera estatal venezolana Pdvsa que fue encontrado ahorcado en una vivienda de la localidad de San Sebastián de los Reyes dos días después de que comenzara a colaborar con el juez, que lo investigaba por un caso de lavado de activos en el que se encuentra implicado un ex embajador de España en Venezuela.

Juan Carlos Márquez, de 48 años, fue hallado ahorcado el domingo en una vivienda del barrio madrileño Alcobendas luego de haber intentado escapar en avión a Estados Unidos, pero fue descubierto por Interpol que, apenas aterrizó en Chicago, lo envió de vuelta a España.

El ex directivo llegó el jueves a Madrid y el viernes declaró ante el juez Santiago Pedraz, quien le tomó declaración y lo dejó en libertad con cargos. El domingo apareció muerto en su casa de la capital española.

Las causas de la muerte son investigadas por la Audiencia Nacional española, revelaron fuentes de la investigación citadas por la agencia de noticias EFE.

El viernes último, Márquez, quien se desempeñó como secretario general de Entes Corporativos de PDVSA durante el gobierno de Hugo Chávez, había empezado a colaborar con el juez Pedraz, que lo investigaba en la causa por lavado de dinero en la que está imputado el ex embajador de España en Venezuela Raúl Morodo.

Pedraz le tomó declaración y lo dejó en libertad con medidas cautelares porque colaboró aunque negó su participación en hechos relacionados con el caso, dijeron las fuentes, no sin contradicciones.

Según el diario El País, Márquez negó haber cobrado comisiones en el caso Morodo, señaló que su cargo era simbólico y que los contratos que firmó en nombre de la petrolera con el hijo del ex embajador Español en Venezuela, que suman 4,5 millones, los hizo por delegación de otros altos cargos de PDVSA. Otras fuentes de la investigación -dice el diario español- señalan que Márquez, aunque negó su implicación en los hechos, se mostró partidario de colaborar en las pesquisas que desarrollan la fiscal Anticorrupción Ana Cuenca y el juez Pedraz.

En la causa se investiga el cobro de 4,5 millones de euros por parte de Alejo Morodo, hijo del diplomático español, mediante contratos falsos de asesoría legal suscriptos con Pdvsa entre 2012 y 2015, cuando Raúl Morodo ya no era embajador en Venezuela.

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que ese dinero se blanqueó a través de una compleja trama de sociedades creadas por Alejo Morodo, el propio Márquez y al menos dos personas más, una de ellas identificada como Carlos Prada, en una sociedad inmobiliaria panameña.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos