Hanoi, la capital de Vietnam, sería la ciudad elegida de forma preliminar para albergar la segunda cumbre entre los líderes de EEUU, Donald Trump y de Corea del Norte, Kim Jong un.

Así lo informó un diario surcoreano citado por el medio español El Mundo, que aseguró que funcionarios de ambos países se reunieron allí el fin de semana.

El diario "Munhwa" afirmó citando fuentes diplomáticas consultadas en Seúl y Washington, que representantes de Exteriores estadounidenses y norcoreanos se reunieron el 6 de enero en la capital de Vietnam para comenzar a compatibilizar fechas.

Ese día el propio Trump aseguró que se estaba negociando un lugar para la cumbre, que se anunciaría "en un futuro no muy lejano". El estadounidense ya había dicho a la prensa que en enero o febrero de este año se concretaría la nueva reunión con el líder norcoreano.

La capital vietnamita figura hace meses en las encuestas como candidata a sede de una segunda cumbre entre el presidente de Estados Unidos y Kim Jong-un.

Algunos analistas consideran a Hanoi el lugar ideal, al tratarse de la capital de un país comunista que tras haber estado en guerra con Estados Unidos (al igual que lo está técnicamente Corea del Norte en la actualidad) normalizó relaciones y experimentó un importante desarrollo tras activar un proceso de apertura económico.

Ese sería precisamente el modelo de desarrollo que Washington quiere para Pyonyang, al que ha ofrecido apoyo económico a cambio de desnuclearizarse, desde que Trump y Kim se reunieron por primera vez en Singapur en junio pasado. Al mismo tiempo, Vietnam es uno de los pocos países con los que Corea del Norte mantiene lazos diplomáticos sólidos.

Desde la histórica cumbre de Singapur, en la que ambas partes acordaron trabajar para la desnuclearización del régimen norcoreano a cambio de que Washington garantice su supervivencia, el diálogo prácticamente no tuvo avances.

Debido a la falta de una hoja de ruta para el proceso de desarme, Washington y Pyonyang vienen planteando condiciones previas antes de dar pasos significativos.

Estados Unidos exige a Corea del Norte gestos de peso hacia la desnuclearización, mientras que el régimen asiático pide a su vez que antes se le retiren sanciones y que se firme un tratado de paz que garantice su seguridad.