El tráfico de camiones y mercancías por el canal de la Mancha fluye “sin ningún problema” este viernes en las primeras horas de la concreción definitiva del  Brexit, a pesar de los temores que había de bloqueos y caos.

Casi 200 camiones pasaron por el Túnel de la Mancha después de las 0 hora de hoy, luego de que se restablecieran las formalidades aduaneras, informó la dirección de Getlink, operador del túnel.

Después de una interrupción en el tráfico marítimo por la Nochevieja, un primer ferry procedente del Reino Unido atracó en el puerto francés de Calais a las 10:15 horas locales.

El “Orgullo de Kent”, de la empresa P&O Ferries, arrojó 36 camiones en los muelles, de los cuales tres fueron dirigidos a controles adicionales, y los demás autorizados a continuar su viaje.

En el Eurotunel, “el tráfico fue lo suficientemente sostenido para una noche excepcional e histórica, todo salió bien”, dijo un vocero del grupo Getlink.

“Todos los camiones habían cumplido con las formalidades que ahora impone el Brexit, no hubo rechazo de camiones”.

En el lado francés, las nuevas formalidades entraron en vigor a medianoche, con la llegada al “pit stop”, el puesto de control de los camiones que parten hacia el Reino Unido, de un primer vehículo pesado procedente de Rumania, que transportaba correo y paquetes. 

Además de los controles de seguridad habituales, los agentes escanearon su matrícula frente a la prensa.

“Estoy muy feliz, es un privilegio para mí”, declaró su conductor, Toma Moise, de 62 años, antes de que la alcaldesa de Calais, Natacha Bouchart, apoyara simbólicamente el botón que autorizaba su paso.

“Este es un momento histórico (…) son 48 años de retroceso con consecuencias para las que aún no tenemos todas las aristas”, declaró.

La policía británica cerró de su lado partes de la principal carretera a Dover, la M20, en el marco de su plan de gestión del tráfico de camiones en dirección del puerto del sudeste de Inglaterra.

Para ser autorizados a circular en Kent, los camiones con destino a Europa tenían que disponer de una autorización, entregada de manera electrónica, que probaba el cumplimiento previo de las nuevas formalidades.

Quienes estén en infracción puede sufrir una multa de 300 libras esterlinas (405 dólares, 334 euros).

Las autoridades otorgaron cerca de 500 permisos de ese tipo, válidos por 24 horas, para este 1 de enero, y preveían un total de 800.