Mientras miles de afganos invadieron el aerpuerto de la capital en busca de escapar del país después de que los talibanes tomaran el poder tras 20 años, Cancillería confirmó que hay cuatro argentinos en Kabul, y no descartan que pueda haber más. 

"Hay cuatro argentinos en Kabul" que esperan salir del país en estas horas, adelantaron a la agencia Sputnik desde el Ministerio de Relaciones Exteriores. Aunque en un principio se pensaba que no había ningún ciudadano argentino dentro del territorio en conflicto, el monitoreo profundo que realizó Cancillería permitió dar con los varados. 

Desde la cartera que conduce Felipe Solá informaron que los cuatro están bien y en contacto con la embajada argentina en Pakistán, que administra los asuntos en territorio afgano. Argentina no tiene sede diplomática en Kabul, por lo que el embajador en Pakistán Leopoldo Francisco Sahores oficia como representación diplomática concurrente en ese y otros estados de la región asiática, con consentimiento de todas las partes.

¿Quiénes son los varados? Según confirmaron voceros de Cancillería, uno de ellos es Gilberto Velázquez Franco, miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que mañana partirá rumbo a Kazajistán.

Además, están en Kabul Melisa Rolls y Rodolfo Yamila, miembros de una ONG internacional que tienen pasaje comercial para mañana con destino Estambul, y Andrés Arévalo, piloto que también pertenece a una ONG. El hombre, que está casado con una mujer brasileña y es padre de dos hijos brasileños, saldría de Afganistán hoy, rumbo a Uzbekistán, junto a otros pilotos, en un avión privado.

Argentina se mostró "preocupada" por la sitación en Afganistán

En el contexto de la llegada de los talibanes al poder y el caos generado en el aeropuerto de Kabul esta mañana, Cancillería emitió un comunicado en el que alertó que "sigue con preocupación el desarrollo de los acontecimientos en Afganistán y hace un llamado a todas las partes a que se abra el diálogo para que la población pueda volver a vivir en paz".

Además, llamó "a todos los actores políticos de Afganistán, en particular a aquellos que ejercen el poder, a respetar plenamente las obligaciones internacionales de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario y a restablecer de inmediato la seguridad y el orden civil".

"Mientras persisten circunstancias de transición, deben promoverse la apertura de los pasos fronterizos de modo a permitir que aquellos que deseen partir de Afganistán puedan hacerlo y se de paso a la necesaria ayuda humanitaria", exhortó el ministerio de Relaciones Exteriores.