El exsecretario de Estado de Estados Unidos, Henry A. Kissinger, aseguró que Ucrania debería ceder territorio a Rusia para ayudar a poner fin a la invasión, lo que sugiere una posición contra la que se opone la gran mayoría de los ucranianos ahora que la guerra entra en su cuarto mes.

Las declaraciones sorprendieron dentro del Foro Económico Mundial en Davos, ya que instó a Estados Unidos a evitar una derrota vergonzosa para Rusia que pueda empeorar la estabilidad de la región a largo plazo. Kissinger afirmó que desde Kiev "deben iniciar negociaciones antes de que se creen revueltas y tensiones que no serán fáciles de superar"

“Espero que los ucranianos igualen el heroísmo que han demostrado con sabiduría”, cerró el el exfuncionario de 98 años. 

La solución: un regreso al status quo

"Idealmente, el punto de caída debería ser un retorno al status quo anterior a la invasión. Continuar la guerra más allá de ese punto no tendría que ver más con la libertad de Ucrania, sino con una nueva guerra con la propia Rusia", remarcó Kissinger, en contraposición con la posición Ucrania y su presidente, Volodímir Zelenski, quien también estuvo presente de manera virtual en el foro. 

El “statu quo ante” mencionado por el ex secretario de Estado de los presidentes Richard M. Nixon y Gerald Ford, refiere a restaurar una situación en la que Rusia controlaba formalmente Crimea e informalmente las dos regiones más orientales de Ucrania, Lugansk y Donetsk. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, ratificó que una de sus condiciones para iniciar conversaciones de paz con Rusia incluiría ''la restauración de las fronteras previas a la invasión''.

La mayoría de los ucranianos está en desacuerdo con ceder tierras a cambio de la paz. Una encuesta realizada por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev encontró que el 82 por ciento de los ucranianos no están preparados para ceder ninguna de las tierras de Ucrania, incluso aunque signifique una prolongación de la guerra. 

The Washington Post, describió que los comentarios de Kissinger se producen cuando los líderes mundiales dicen que la guerra de Rusia en Ucrania ha puesto en duda “todo el orden internacional”. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo a los líderes mundiales en Davos que la guerra no es solo "una cuestión de supervivencia de Ucrania" o "una cuestión de seguridad europea", sino también "una tarea para toda la comunidad mundial"

“Es bueno que los ucranianos en las trincheras no tengan tiempo para escuchar 'Davos en pánico'. Están un poco ocupados defendiendo la Libertad y la Democracia”, criticó el asesor de Zelensky, Mykhailo Podolyak. Y agregó: “Tan fácilmente como el Sr. Kissinger propone darle (a Rusia) parte de Ucrania para detener la guerra, permitiría llevarse Polonia o Lituania”.