El Ayuntamiento de París desbloqueará 50 millones para la recuperación de la catedral. También el BCE ha anunciado que contribuirá a la restauración. 

Por otra parte las donaciones privadas aumentán y ya se superó los 700 millones. Uno de los donadores fue el grupo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), del empresario Bernard Arnault, ha anunciado la donación de 200 millones para “la reconstrucción de esta extraordinaria catedral, símbolo de Francia, de su patrimonio y de su unidad”, dijo el grupo en un comunicado.