Después de un mes de crisis política, Italia volvió a tener gobierno ayer gracias al acuerdo de coalición entre el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) y el Movimiento 5 Estrellas (anti-sistema).

Después de haberse reunido con el presidente, Sergio Matarella, el primer ministro Giuseppe Conte, que mantiene su puesto, anunció la composición de un ejecutivo formado por siete mujeres y 14 hombres.

Atrás quedó la coalición del propio M5S con la ultraderecha liderada por Matteo Salvini, que ejerció de ministro de Interior en el gabinete precedente, y cuya ambición, que provocó la crisis política, se lo llevó puesto.

El nuevo gobierno de Conte entrará oficialmente en funciones hoy tras prestar juramento en el palacio del Quirinal, sede de la presidencia.

Luego deberá someterse al voto de confianza del parlamento: el lunes en la Cámara de Diputados, el martes en el Senado.

Con sólo 33 años, el jefe político del M5E Luigi Di Maio será el ministro de Relaciones Exteriores más joven en la historia de Italia.

El otro puesto sensible en la situación actual, el ministerio de Economía y Finanzas, es para el eurodiputado del PD Roberto Gualtieri.