Los trabajadores de ferrocarriles y del metro en Francia pararán hoy, en el marco de una huelga nacional para que el presidente de Francia Emmanuel Macron dé marcha atrás con su prometida reforma del sistema previsional. A la medida anunciaron que se sumarán los maestros, funcionarios municipales, departamentales y regionales, empleados del sector energético y de refinerías, personal de tierra de Air France, policías y personal sanitario, entre otros sectores.

"Será un día extremadamente difícil. Las redes se verán sumamente afectadas. Sólo funcionarán cerca del 10% de los trenes", dijo en conferencia de prensa Agnes Ogier, vocera del operador nacional de trenes SNCF. "Solicitamos a nuestros clientes cancelar o aplazar sus viajes si es posible", agregó.

El metro de París también se verá afectado, porque 11 de las 16 líneas de la ciudad suspenderán sus actividades. También se esperan afectaciones en el tráfico aéreo, ya que los controladores se unirán a la huelga. Mientras que la aerolínea nacional Air France tiene planeado suspender una cuarta parte de sus vuelos nacionales y 15% de los internacionales.

En una de sus principales promesas de campaña, Macron prometió fusionar 42 variedades diferentes de pensiones para diferentes profesiones en un solo sistema universal. El nuevo régimen único tendría un sistema de puntos de manera que cada euro aportado otorgaría los mismos beneficios de jubilación sin importar el sector en el que pensionado hubiera trabajado.

Esto sería aplicable únicamente a los trabajadores nacidos después de 1963 y entraría en vigor de manera gradual a partir de 2025 con el fin de equilibrar el sistema de pensiones. Los sindicatos afirman que esto forzaría a las personas a trabajar más tiempo, en particular a los empleados del sector público. Se espera además que haya más de 200 marchas de protesta en todo el país.