El Departamento de Justicia de Estados Unidos está extendiendo un programa del gobierno del presidente Barack Obama que anima a las compañías a admitir sobornos en el extranjero, pero ahora con un nuevo incentivo: delatar los pagos podría resultar no solo en una penalización reducida, sino en algunos casos en ninguna.

Las nuevas directrices serán anunciadas el miércoles por el Vicefiscal General Rod Rosenstein en una conferencia en el estado de Maryland sobre la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA, por sus siglas en inglés), dijeron altos funcionarios del departamento. La FCPA prohíbe los pagos a funcionarios extranjeros para obtener o retener contratos o acuerdos.

En su discurso, Rosenstein dirá que el sector empresarial estadounidense debería ver a las fuerzas del orden como un aliado, dijeron los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato. Aunque las compañías que se autodelatan podrían evitar sanciones, sus nombres se harán públicos y tendrán que renunciar a las ganancias obtenidas de esquemas corruptos, dijeron los funcionarios.

La política surge de un programa piloto del gobierno de Obama que ofrece penas reducidas por confesiones. Ahora se hará permanente, dijeron los funcionarios. Con el fin de obtener una protección completa contra un enjuiciamiento, las compañías deben cooperar con los fiscales, solucionar el problema y ayudar a los investigadores a encontrar a los responsables de la mala conducta, dijeron. Las empresas cuyos ejecutivos sean culpables o cuya evidencia apunte a una corrupción descontrolada no recibirán inmunidad, dijeron.

El propósito de la política, dijeron, es brindar a la comunidad empresarial una mayor certeza sobre qué esperar de los fiscales cuando se encuentren con potenciales sobornos extranjeros dentro de sus empresas.

Desde que se implementó el programa piloto, la unidad FCPA del Departamento de Justicia ha recibido 30 delaciones voluntarias, dijeron. Durante ese tiempo, los fiscales se negaron a iniciar acciones penales en siete casos de la FCPA, según el sitio web del Departamento de Justicia.