Carme Forcadell, expresidenta del Parlamento catalán, fue la primer dirigente independentista catalana en abandonar la cárcel, después de que el Gobierno de España aprobara ayer los indultos a nueve de los condenados por el proceso separatista llevado a cabo en 2017. 

Inmediatamente después, salieron de otros dos centros penitenciarios los ocho presos restantes. Todos ellos fueron recibidos por una comitiva de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), uno de los dos partidos que integran el Gobierno catalán, informó el sitio RTenespañol.

Las excarcelaciones se concretaron después de que el Tribunal Supremo español remitiera a las cárceles los mandamientos de libertad de los nueve condenados en la causa del 'procés', tan solo unas horas después de que las medidas de gracia fueran publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La medida recibió un fuerte rechazo de los partidos conservadores, que anticiparon la presentación de recursos judiciales; y con la crítica de un sector del independentismo que estima que se trata de una medida insuficiente ya que exigen una amnistía que cubra también a los políticos que escaparon de la Justicia española, que residen en otros países europeos, y a otras personas que se han visto afectadas por procesos judiciales y multas por su participación en el referéndum unilateral.

Los presos liberados fueron recibidos por una multitud e improvisaron discursos. Una de las intervenciones más duras fue la de Jordi Cuixart, presidente de la asociación Òmnium Cultural: "Es un día en el que los catalanes y las catalanas nos hemos de sentir orgullosos de lo que hemos hecho", recalcó, se autodenominó "preso político" y recordó al expresidente catalán Carles Puigdemont y a "todos aquellos que aún están sufriendo represión".

Agregó que "hoy no es un día de renuncia, sino un día para seguir luchando". "La represión no nos ha vencido y no nos vencerá. No existen indultos que hagan callar al pueblo de Cataluña", culminó Cuixart.

El resto de indultados que habló aseguró que la prisión los reafirmó en sus convicciones y que van a seguir trabajando para conseguir la independencia de Cataluña.