Los partidos independentistas catalanes aseguraron en Bruselas, Bélgica, que avanzaron en las negociaciones para encontrar una fórmula para reelegir al destituido Carles Puigdemont como presidente del gobierno regional, sorteando el cerco judicial a su investidura.

Las negociaciones "van en la buena dirección", dijo Eduard Pujol, diputado de Junts per Catalunya, en declaraciones a la prensa española en la capital belga, luego de unas intensa jornada de reuniones entre tres grupos independentistas. Pujol, no obstante, rechazó la posibilidad que se había planteado de una presidencia "simbólica" para el ex líder catalán, al afirmar que el acuerdo que se está negociando "tiene que salvaguardar la investidura de Puigdemont". "La política catalana pasa hoy por Bruselas", apuntó, dejando claro que su grupo no renunciará a su máximo líder y símbolo, quien se encuentra en Bélgica huido de la Justicia luego de haber sido acusado de rebelión, sedición y malversación, tras ser destituido por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy en octubre.

El propio Puigdemont convocó en la capital belga a los representantes de los tres grupos que conformaron la mayoría independentista- Junts per Catalunya, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Candidatura de Unidad Popular (CUP).