El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió mantener la tasa de interés en el 0 por ciento. "La tasa de interés de las principales operaciones de refinanciación y las tasas de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito se mantendrán sin cambios en el 0,00, 0,25 y -0,50 por ciento, respectivamente", dice un comunicado del BCE publicado tras la reunión del Consejo de Gobierno.

El organismo espera que las tasas de interés oficiales permanezcan en los niveles actuales –o se sitúen en niveles inferiores– hasta que las perspectivas de inflación converjan de manera sólida hacia un nivel suficientemente cercano, aunque inferior al 2 por ciento en el marco del horizonte de proyección, y "dicha convergencia se haya reflejado de forma consistente en la evolución de la inflación subyacente".

Además, el Consejo de Gobierno continuará realizando el programa de compras de emergencia para la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) con una dotación total de 1.850.000 millones de euros, señala la nota.

"El Consejo de Gobierno efectuará compras netas de activos en el marco del PEPP al menos hasta final de marzo de 2022 y, en todo caso, hasta que considere que la fase de crisis del coronavirus ha terminado", indica el texto.


Se precisa que las compras en el marco del PEPP se llevarán a cabo para mantener unas condiciones favorables de financiación durante el período de la pandemia del covid-19.

"Si las condiciones de financiación favorables pueden mantenerse con flujos de compras de activos que no agoten la dotación del programa durante el horizonte de las compras netas del PEPP, no será necesario utilizar la dotación íntegramente", explicó el organismo, indicó la agencia Sputnik.

Qué dijo Lagarde sobre perspectiva de inflación 

L presidenta del BCE, Christine Lagarde, fue la encarfada de explicar las decisiones de política monetaria del Consejo de Gobierno. Lagarde sostuvo que los riesgos para la economía seguían inclinados a la baja, pero son "menos pronunciados". De todos modos, no quiso ponerle fecha,  atentos a que en diciembre el BCE  ya había estimado a fines de marzo podrían levantarse las restricciones y empujar el crecimiento.  f

"El lanzamiento de las vacunas, que comenzó a fines de diciembre, permite una mayor confianza en la resolución de la crisis de salud", agregó Lagarde en una conferencia de prensa después de la reunión de política monetaria del BCE.

"Sin embargo, llevará tiempo hasta que se logre una inmunidad generalizada y no se pueden descartar nuevos desarrollos adversos relacionados con la pandemia", remarcó.