Alimentos, transporte y vivienda vienen marcando presión en la región con subas de precios que volvieron a ser preponderantes durante el mes de septiembre, de acuerdo con los datos que difuendieron los departamentos de estadísticas de Brasil y de Chile, La próxima semana se conocerán los datos que publica el INDEC en Argentina.

En el caso de Brasil, registró en septiembre pasado una inflación de 1,16 por ciento, 0,29 puntos porcentuales más que la observada en agosto (0,87 por ciento) y la mayor variación para el mes desde 1994, cuando fue de 1,53 por ciento, informó el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

En septiembre de este año, la inflación en el país sudamericano fue 0,52 puntos porcentuales superior a la del mismo mes del año pasado, cuando se situó en 0,64 por ciento. En lo que va del año hasta septiembre pasado, los precios acumularon un incremento de 6,9 por ciento, mientras que en los últimos 12 meses el aumento fue de 10,25 por ciento, con lo que superó los dos dígitos por primera vez desde febrero de 2016.

De los nueve grupos de productos y servicios analizados, ocho tuvieron un aumento en sus precios en el noveno mes del año, encabezados por vivienda (2,56 por ciento), transporte (1,82 por ciento), y alimentos y bebidas (1,02 por ciento).    Según el IBGE, estos tres grupos representaron el 86 por ciento del resultado de la inflación de septiembre, mientras que el único servicio que mostró una baja en sus precios fue educación, al disminuir un 0,01 por ciento.
   "Hay una serie de factores que explican esta inflación. Ha sido observada, principalmente, en productos como la gasolina, la energía eléctrica y el tanque de gas. Y también tienen una contribución importante alimentos y bebidas, principalmente con el aumento de los precios de las proteínas (carnes)", indicó el IBGE.

El podio de los rubros que más aumentaron

 La inflación se ha convertido en unos de los principales obstáculos de la economía brasileña, que el año pasado se contrajo un 4,1 por ciento por el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus, destacó la agencia Xinhua.  El gobierno brasileño se ha fijado como meta para el cierre de año una inflación del 3,75 por ciento, con un margen de tolerancia de 1,5 puntos hacia arriba o abajo.

El mercado financiero proyecta a su vez que la inflación será muy superior a la meta y cerrará el año en 8,5 por ciento, luego de que los precios aumentaron un 4,52 por ciento en 2020, el incremento más alto desde 2016. 

Inflación en Chile

Por su parte,  Chile registró una inflación de 1,2 por ciento respecto a agosto de este año, el mayor salto mensual desde junio de 2008 (1,49 por ciento), con lo que superó las previsiones de los analistas del mercado (0,8 por ciento) para el noveno mes del año, informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La entidad destacó en su informe los aumentos de precios en alimentos y bebidas no alcohólicas, así como transporte, vivienda y servicios básicos, con lo que el país sudamericano acumuló una inflación de 4,4 por ciento en lo que va de 2021.

En los últimos 12 meses hasta septiembre de este año, el Índice de Precios al Consumidor anotó un incremento del 5,3 por ciento, el mayor anual desde noviembre de 2014. El INE detalló en su reporte que entre los productos que más aumentaron sus precios en septiembre está el tomate (21,5 por ciento), así como la carne (4,3 por ciento), especialmente de ganado vacuno (9,2 por ciento), además del rubro de hortalizas, legumbres y tubérculos (3,7 por ciento).

El transporte aéreo tuvo un alza importante en sus precios (23,5 por ciento), además de automóviles nuevos (4,5 por ciento) y transporte terrestre (4,3 por ciento), así como gas licuado (2,4 por ciento) y agua potable (1,3 por ciento).

Jubilaciones, AFP y retiros

El ministro de Economía, Lucas Palacios, reaccionó a las cifras dadas a conocer por el INE y señaló que el alza "fue bastante mayor a lo esperado; nos preocupa por sus efectos en los hogares, especialmente en los más vulnerables, que ven reducido su poder adquisitivo".


Palacios afirmó que el incremento se debe a "dificultades logísticas internacionales que generan escasez a nivel global, pero también hay mayor cantidad de dinero en la economía por apoyos del Estado y retiros de fondos de pensiones, así como también alza del tipo de cambio que afecta a los productos importados".

Instó en este contexto a los legisladores a frenar el cuarto retiro optativo y parcial de los fondos de previsión que se discute actualmente en el Congreso, para paliar la crisis económica generada por la pandemia, ya que "presionaría aún más los precios al alza".