La inflación, junto con la continuación de la crisis del coronavirus y los crecientes niveles de deuda, son las principales preocupaciones de los administradores de reservas de bancos centrales.

Así lo reveló una encuesta de la sociedad de servicios financieros suiza UBS realizada entre abril y junio y que involucró a los administradores de reservas de unos 30 bancos centrales de diferentes países, según informa el sitio web RTenespañol.

Los temores sobre la inflación y los aumentos descontrolados de los rendimientos a largo plazo —un riesgo que los participantes no señalaron en la encuesta del año pasado— ahora fueron calificados por el 57% de los encuestados como un riesgo principal para la economía mundial.

Entretanto, un 79% de los encuestados se muestran preocupados por la posibilidad de no poder poner fin a la pandemia, mientras que el 71% menciona los niveles de deuda pública, recoge Reuters. 

Tasas de interés

"La inflación vuelve a ser una de las principales preocupaciones de los banqueros centrales", comentó a la agencia británica de noticias Massimiliano Castelli, el director de estrategia de las instituciones soberanas del banco UBS, matizando que la mayoría de los participantes "esperan un aumento, pero sin moverse hacia niveles muy altos de inflación".   

Respecto al covid-19, la mitad de los participantes creen que el virus desaparecerá solo después de 2022. 

Por otro lado, más de dos tercios de los encuestados esperan que la Reserva Federal de EE.UU. aumente las tasas de interés en 2023, mientras que el 30% vaticina que lo hará en 2022.

En contraste, los participantes esperan un ciclo de escalada posterior para el Banco Central Europeo, con un 33% que pronostican el primer aumento de la tasa para 2023, un 41%, para 2024, y un 26%, después de 2024.