Los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) pudieron acceder al segundo sitio iraní sospechoso de haber albergado actividades nucleares no declaradas a principios de la década del 2000, informó la institución mediante un comunicado.

El organismo "realizó esta semana una visita complementaria al segundo sitio del país y recogió muestras", explicó la institución con sede en Viena en una declaración a la agencia de noticias AFP.

A finales de agosto, Irán anunció que aceptaba que el organismo perteneciente a Naciones Unidas accediese a los dos sitios, luego de una visita a Teherán del director general del organismo, el argentino Rafael Grossi.

Los inspectores visitaron el primer sitio a principios de septiembre, pero no accedieron al segundo .

A principios de año, el Gobierno del país persa había negado el acceso al OIEA, lo que llevó al consejo de gobernadores del organismo a adoptar una resolución en junio pasado en la que pedían a Teherán aceptar sus demandas.

La disputa amenazó el acuerdo nuclear de 2015 alcanzado entre Irán y seis potencias, que pende de un hilo luego de que Estados Unidos se retirara en 2018.

El objetivo del acuerdo es evitar que Irán desarrolle armas nucleares, pero antes de que se produjera la salida de Washington no había indicios de que estuviera incurriendo en una violación del pacto.

Durante una conferencia de prensa el 14 de septiembre, Grossi declaró que el análisis de las pruebas medioambientales tomadas en el primer sitio llevaría "no menos de dos meses, dos o tres meses quizás".