La Corte Suprema de Brasil autorizó la apertura de una investigación sobre los supuestos sobornos por 40 millones de reales (11,1 millones de dólares) que el grupo cárnico JBS le pagó a líderes del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), el partido liderado por el presidente Michel Temer. La investigación fue autorizada por el magistrado Edson Fachin, instructor en el Supremo Tribunal Federal de los procesos por corrupción contra el gigantesco grupo cárnico.

La Fiscalía fue la que pidió la apertura del caso y presentó como base para la investigación los testimonios ofrecidos por dos testigos que aceptaron revelar sus crímenes a cambio de reducciones en sus condenas. Se trata del director ejecutivo del grupo J&F (controlador de la JBS), Ricardo Saud, y del exdirector de Transpetro (subsidiaria de Petrobras) Sergio Machado, uno de los dirigentes del MDB.

En uno de sus testimonios, Machado dijo haber participado en reuniones en la residencia del senador Renan Calheiros, líder de la misma formación y en la época presidente del Senado, en que el grupo JBS se comprometió a hacer donaciones para las campañas del partido por 40 millones de reales en las elecciones generales de 2014.

Según Machado, las donaciones fueron realizadas a petición del entonces oficialista Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, para ayudar en la campaña a su principal aliado en la alianza de Gobierno. Saud, por su parte, confirmó que JBS hizo las citadas donaciones a las campañas de los senadores del MDB a petición del PT para evitar que senadores del PT optaran por apoyar la candidatura presidencial del opositor Aécio Neves, principal rival de Dilma Rousseff.

demás de Calheiros, las acusaciones salpican a otros importantes senadores del MDB, todos importantes correligionarios y aliados de Temer y supone otro revés para el presidente, blanco de dos investigaciones por corrupción.