La Fiscalía del Tribunal Supremo español anunció que investigará si el rey emérito Juan Carlos I cometió delitos penales en relación con las coimas que presuntamente recibió por la adjudicación a empresas españolas del tren de alta velocidad (AVE) a La Meca.

La investigación se centra "en delimitar o descartar la relevancia penal de los hechos que ocurren con posterioridad al mes de junio de 2014, momento en que el Rey Emérito dejó de estar protegido por la inviolabilidad que el artículo 56.3 de la Constitución española reconoce al Jefe del Estado", informó el Ministerio Público en un comunicado.

A principios de marzo, la Fiscalía Anticorrupción envió una comisión rogatoria a Suiza tras conocer que la justicia del país helvético investigaba al monarca por haber recibido en 2008 una donación de 100 millones de dólares por parte del entorno del rey de Arabia Saudita, presuntamente por comisiones ilegales por la adjudicación a varias empresas españolas del "AVE del desierto", entre las ciudades de Medina y La Meca.

De acuerdo con la investigación suiza, parte de ese dinero, 65 millones de dólares, fueron transferimos a la empresaria alemana Corinna Larsen, quien en ese entonces mantenía una relación extramatrimonial con Juan Carlos de Borbón.

No obstante, el Ministerio Público español considera que no puede investigar los hechos ocurridos en 2008, porque Juan Carlos I todavía era monarca y, por lo tanto, era ininmputable de acuerdo con la legislación española.