Irán acordó reanudar hacia fin de noviembre las negociaciones de Austria sobre su programa nuclear con las potencias mundiales, indicó un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores tras discusiones con mediadores de la Unión Europea (UE) en Bruselas, en tanto Estados Unidos reclamó muestras de “buena fe” en las conversaciones.

El anuncio se realizó después de la reunión que mantuvieron en la capital belga el negociador jefe iraní, el viceministro de Relaciones Exteriores, Ali Bagheri Kani, con el número dos del Servicio de Acción Exterior de la UE, Enrique Mora.

"Acordamos empezar las negociaciones antes de finales de noviembre. La fecha será anunciada la semana próxima", publicó en Twitter Bagheri Kani, quien también oficia de jefe negociador de Teherán para la cuestión nuclear.
 

Confianza

"He tenido un diálogo serio y constructivo con Enrique Mora sobre los elementos esenciales para tener unas negociaciones exitosas", informó el diplomático sobre la reunión, según la agencia de noticias Europa Press.

La cita de hoy en Bruselas tenía como objetivo generar confianza en Irán sobre el proceso diplomático facilitado por la UE.

Fuentes europeas aseguraron que se trataba de que el nuevo Gobierno iraní conociera todos los detalles y repasara los avances logrados hasta ahora.

La UE quiere que se reanude el diálogo que tiene lugar en la capital austriaca para cerrar un trato por el que Estados Unidos regrese al pacto nuclear y, al mismo tiempo, exija a Irán su total cumplimiento.

La reunión entre Bagheri Kani y Mora se enmarcó en los esfuerzos del bloque europeo por salvar el acuerdo nuclear y revitalizar las conversaciones de Viena, un proceso estancado desde junio tras las elecciones iraníes, que dieron un nuevo Gobierno liderado por el ultraconservador Ebrahim Raisi.

Condicionamiento

Irán viene mandado mensajes encontrados sobre su compromiso con las negociaciones ya que pese a haber mostrado su disposición a sentarse en la mesa, también subrayó que no cederá a la presión y que primero la Casa Blanca debe retirar "sanciones ilegales y crueles".

El acuerdo de 2015 concluido entre Irán por una parte, y Estados Unidos, Reino Unido, China, Rusia, Francia y Alemania del otro, permitía levantar una parte de las sanciones internacionales contra Teherán, a cambio de una reducción drástica de su programa nuclear, bajo estricto control de la ONU.

En 2018, bajo el mandato del republicano Donald Trump, Estados Unidos salió del acuerdo de forma unilateral e impuso una batería de sanciones a Irán.