El gobierno de Irán advirtió a Israel que no cruce sus "líneas rojas" en el Golfo en los últimos días de la presidencia de Donald Trump y después de un presunto despliegue de submarinos israelíes.

El vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores, Saeed Khatibzadeh, subrayó que la república islámica se defenderá de cualquier "aventura" militar americana en el período previo a la entrega del poder el 20 de enero en Washington.

La declaración se produjo una semana después de que la Marina estadounidense anunciara el despliegue de un submarino nuclear en el Golfo, en una nueva demostración de fuerza dirigida a Irán.

Desde entonces, los medios de comunicación israelíes informaron que un submarino israelí cruzó el Canal de Suez y se dirigió también al Golfo, información que no fué confirmada ni negada oficialmente.

"Todo el mundo sabe lo que el Golfo Pérsico significa para Irán", dijo Khatibzadeh en una conferencia de prensa en línea.

"Todo el mundo conoce las políticas [de Teherán] en materia de seguridad y seguridad nacional… Todo el mundo sabe muy bien lo alto que es el riesgo si se cruzan las líneas rojas de Irán", resaltó.

Teherán acusa a Israel de ser responsable de varias operaciones antiiraníes, incluyendo el asesinato el mes pasado del científico nuclear Mohsen Fakhrizadeh.

Estados Unidos, por su parte, acusaron a Irán de participar en un ataque con cohetes la semana pasada cerca de su embajada en Bagdad, mientras Teherán se prepara para conmemorar el primer aniversario del asesinato del alto comandante iraní Qasem Soleimani en un ataque con aviones no tripulados de los Estados Unidos en enero.

"Hemos enviado mensajes al gobierno de Estados Unidos y a nuestros amigos de la región [advirtiendo] al actual régimen de Estados Unidos para que no se embarque en una nueva aventura en sus últimos días en la Casa Blanca", dijo Khatibzadeh.

Dijo que Irán no buscaba aumentar la tensión y pidió que "la gente racional de Washington" tomara la misma línea hasta que el presidente electo Joe Biden reemplace a Trump en la Casa Blanca.