El presidente iraní, Hasan Rohani, aseguró hoy que si Estados Unidos se retira del acuerdo nuclear multilateral será "un fracaso" para Washington y una afrenta contra la comunidad internacional, en tanto el presidente estadounidense, Donald Trump, continuó sus contactos internacionales, esta vez con el Reino Unido, para intentar aislar a Teherán.A días de la fecha límite para auditar el cumplimiento por parte de Irán del acuerdo antinuclear, fijada para el 15 de octubre, Washington y Teherán apuran las gestiones y advertencias sobre cuáles son las causas y los responsables de las consecuencias de una eventual caída del pacto firmado en 2015 entre esos dos países y Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia.

Con la mirada puesta en el domingo próximo, cuando Estados Unidos certifique o no el cumplimiento del acuerdo para limitar el programa atómico de Teherán que posibilitó el levantamiento de sanciones internacionales, Rohani advirtió que "si abandonan (el pacto), ellos habrán socavado su dignidad".

Durante una reunión gubernamental, el presidente de la República Islámica reiteró que su país siempre ha cumplido con sus compromisos y que "nadie apoya la ruptura del acuerdo", ni siquiera los aliados estadounidenses en Europa.

"Si Estados Unidos quiere adoptar una postura hostil contra un tratado internacional aprobado por el Consejo de Seguridad, no se opone solamente a Irán, sino que se opone a los países del mundo y a las Naciones Unidas", aseveró el mandatario iraní, citado por la agencia de noticias EFE.

En paralelo, Estados Unidos continuó con sus movimientos para que sus aliados cierren filas en torno a la mirada que sostiene que el fracaso de "el peor acuerdo", en palabras de Trump, será responsabilidad única y exclusiva de Irán.