El Gobierno iraní aprobó eliminar cuatro ceros de su moneda nacional, el rial, que atravesó en el último año una fuerte devaluación frente al dólar, en el marco de una severa crisis económica que atraviesa el país debido a las sanciones estadounidenses, asegura Teherán.

Este plan debe ahora presentarse ante el Parlamento y, una vez aprobado por los diputados, deberá ser examinado por el Consejo de Guardianes, antes de que la ley entre en vigor.

Según un comunicado de la Presidencia iraní, el Consejo de Ministros aprobó en su sesión de ayer el proyecto de ley para quitar cuatro ceros a la moneda y para cambiar su nombre de rial a toman, que es usado por la población iraní desde hace tiempo. El organismo evaluó la pertinencia de la medida ante la necesidad de preservar la eficacia de la moneda nacional, reducir el costo para imprimir billetes y eliminar los problemas asociados con "grandes números en operaciones cotidianas".

La decisión abarata el costo de impresión y elimina problemas de operación

También se tuvieron en cuenta las dificultades a la hora de contar y transportar grandes cantidades de billetes. La decisión se tomó para "facilitar las transacciones y hacer que la moneda oficial del país concuerde con la cultura y las costumbres de la sociedad", explicó el documento.

El Banco Central de Irán entregó en enero de este año el proyecto al Gobierno del presidente Hasan Rohaní, con el objetivo de controlar la devaluación del rial y el aumento de la inflación.

El gobernador del Banco Central, Abdolnasr Hematí, elegido en julio de 2018 para gestionar la crisis económica, defendió en enero la medida y aseguró que iba a mejorar "la reputación de la moneda nacional en el ámbito internacional".

Hematí también señaló que la idea de eliminar cuatro ceros del rial es parte de "una reforma integral del sector bancario" del país.

La moneda iraní ha perdido más de un 60 % de su valor respecto a la divisa estadounidense desde abril de 2018 y, en la actualidad, son necesarios 120.000 riales para comprar un dólar.

La depreciación de la moneda tuvo un pico entre los pasados septiembre y octubre, cuando llegó a cambiarse a casi 200.000 riales el dólar, influida por la imposición de las sanciones estadounidenses.

Las sanciones, que afectan a numerosos sectores, entre ellos el bancario y el energético, entraron en vigor en agosto y en noviembre pasados, como consecuencia de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de retirar a su país del acuerdo nuclear multilateral de 2015.

La idea de una reconversión monetaria ronda desde hace tiempo en Irán y en la calle, desde hace años, se habla de precios en tomanes en vez de en riales, aseguraron medios locales.