Irán inició la construcción de una instalación donde se ensamblarán centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio, después de que fuera dañada una instalación similar en el centro nuclear de Natanz, comunicó el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi.

A principios de julio ese organismo informó de un accidente ocurrido en una instalación que estaba construyéndose en la planta de enriquecimiento de uranio en Natanz.

Las autoridades locales hablaron de un incendio y aseguraron que no hubo daños personales ni fugas de materiales radiactivos. Irán tenía previsto producir en esa instalación centrifugadoras avanzadas.

"Entonces se decidió construir un pabellón más moderno y más grande en el mismo corazón de la montaña situada en las cercanías de Natanz, y las obras han comenzado", dijo Salehi, citado por la compañía de radio y televisión IRIB.

Según los medios, lo ocurrido en Natanz fue una explosión, que fue atribuida a Israel. Las autoridades de Irán no confirmaron pero tampoco desmintieron esa información, y solo dijeron que la prensa estaba intentando crear una "imagen fuerte del régimen israelí".

Posteriormente trascendió que los servicios de seguridad iraníes lograron identificar a los que estaban detrás del sabotaje.

En 2015, Irán firmó un acuerdo nuclear con EEUU, Rusia, China, Francia, Alemania, el Reino Unido y la Unión Europea. En mayo de 2018, EEUU rompió el acuerdo y empezó a imponer sanciones contra Irán con el argumento de que ese país seguía desarrollando armas nucleares.