Por primera vez, el Estado de Israel confirmó oficialmente que su aviación bombardeó un supuesto reactor nuclear en Siria en el año 2007, y el Ejército publicó videos e imágenes probatorias después de que se levantara el bloqueo informativo sobre los detalles del ataque.

Según la información oficial, durante la noche del 5 al 6 de septiembre de 2007 ocho aviones de combate israelíes penetraron en el noreste de Siria con el objetivo de destruir un reactor nuclear en una operación secreta y bajo orden de censura militar por temor a una represalia del presidente de Siria, Bashar al Assad.

El comunicado militar reitera que Siria habría construido en secreto, con la ayuda de Corea del Norte, un reactor con capacidad de producir plutonio, algo que Siria siempre ha negado.