El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró que " Israel no dejará nunca los Altos del Golán". "Espero que el apoyo bipartidario norteamericano para Israel siga", agregó el premier, un día después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, reconociera la soberanía de Tel Aviv sobre ese territorio sirio, conquistado por Israel en 1967 durante la Guerra de los Seis Días.

La decisión de Trump implica un giro de 180 grados en la política de Estados Unidos hacia Medio Oriente e implica un fuerte espaldarazo del republicano a Netanyahu, que busca ser reelecto en las próximas elecciones mientras es acorralado por denuncias de corrupción.

La medida entra en conflicto con la resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, que después de la Guerra de los Seis Días instó a Israel a retirarse de los territorios ocupados, incluido el Golán, situado en la frontera entre Siria, el Líbano, Israel y Jordania.