Las autoridades italianas permitieron a los 180 migrantes a bordo del barco humanitario Ocean Viking, gestionado por la ONG SOS Méditerranée, que se dirijan al puerto de Porto Empedocle, en Sicilia, para que desembarquen este lunes, informó la organización en las redes sociales.

"Alivio en el 'Ocean Viking', ya que el barco finalmente recibió instrucciones para dirigirse hacia Porto Empedocle, Sicilia. Los 180 salvados serán desembarcados en el puerto mañana", señaló la organización en Twitter.

SOS Méditerranée criticó el "retraso innecesario de este desembarco" que "ha puesto vidas en riesgo", pues algunos de los 180 migrantes llevaban diez días a bordo, después de ser salvados el 25 de junio. Entre los rescatados, hay al menos 25 menores y una mujer embarazada.

"A lo largo de los últimos días, la Unión Europea ha guardado silencio. No hemos visto ninguna iniciativa para repensar el Acuerdo de Malta para reubicar a las personas rescatadas. No ha habido signos de solidaridad con los Estados costeros", apuntaron.

Finalmente, la ONG dijo que el equipo de médicos italianos que el sábado examinaron a los migrantes han podido certificar en su informe la "enorme incomodidad psicológica" que imperaba entre los auxiliados, algo que ya había denunciado la ONG en los últimos días, que incluso declaró el estado de emergencia a bordo el viernes.