Con la asunción de los 630 diputados y los 315 senadores que resultaron electos en los comicios del 4 de marzo, el Parlamento italiano iniciará formalmente hoy el camino para la formación de un nuevo gobierno, en un panorama incierto en el que ninguna fuerza tiene mayoría por sí sola.

Las dos cámaras legislativas iniciarán las discusiones formales para la elección de las autoridades, en un panorama en el que la alianza de centroderecha que venció en los comicios aparece como favorita para ocupar la titularidad del Senado y el Movimiento Cinco Estrellas, el partido más votado en términos individuales, se quedaría con la jefatura de Diputados.

El 4 de marzo, las cuatro fuerzas de derecha llegaron al 37% de los votos, lo que les dio 265 diputados y 137 senadores, aunque lejos de los 316 y 158 necesarios, respectivamente, para poder formar un Ejecutivo en soledad.

Del otro lado, el M5E en marzo obtuvo un 32% de los votos que le dieron 227 diputados y 112 senadores.

En ese contexto, el Partido Democrático, autoexcluido por el momento de cualquier pacto de formación de gobierno, rechazó una propuesta de la derecha para sentarse a negociar los nombres de las autoridades legislativas.