Luego de una noche de protestas y mientras sube la tensión en toda Italia por el rechazo a las nuevas medidas que restringen el horario de apertura de bares y restaurantes, el Gobierno anunció un paquete de ayudas y compensaciones para las empresas afectadas del sector gastronómico, que llegará hasta los 150.000 euros por firma.

El ministro de Economía, Roberto Gualtieri, dijo en declaraciones televisivas que el paquete se lanzará "antes del 15 de noviembre" e incluirá rebajas impositivas y ayudas para el alquiler a locales gastronómicos y afines, luego de que el Gobierno ordenara el cierre a las 18 de bares, restaurantes, heladerías y pastelerías, hasta el 24 de noviembre.

El anuncio del Gobierno llegó luego de que grupos de ultraderecha, sectores negacionistas de la pandemia y propietarios de bares y restaurantes coincidieron anoche en agitadas protestas en más de una decena de ciudades italianas, con epicentro en Turín y Milán.

Las protestas se dan en medio de una importante suba de los casos de coronavirus, que pasaron de un promedio de 2.500 al día en la primera semana de octubre a los 21.994 informados hoy, el número más alto desde el inicio de la pandemia.

Según informó el diario Repubblica, 28 personas fueron arrestadas en Milán tras participar de una manifestación en rechazo al decreto que ordena el cierre de bares y restaurantes a las 18, y durante la cual grupos de encapuchados sin barbijo, se enfrentaron a la policía y arrojaron bombas molotov a edificios públicos. Otras diez personas fueron arrestadas en Turín.

Diez agentes de las fuerzas de seguridad fueron heridos, informó el diario La Stampa.

Propietarios de bares y restaurantes advirtieron que la eliminación del turno de la cena, que representa en algunos casos hasta el 60% de la facturación, podría provocar el cierre de unos 20.000 locales.