El regulador antimonopolio de Italia multó a  Facebook con siete millones de euros (8,4 millones de dólares) por no implementar las disposiciones ordenadas en 2018 sobre prácticas desleales con los datos de los usuarios, según informó la Autoridad Garante de Competencia y Mercado a través de un comunicado.

Las autoridades señalaron que la compañía engaña a los internautas cuando se registran, al no detallar "de forma inmediata y adecuada" la actividad de recopilación de datos con fines comerciales, según publicó el sitio web RT.

"La información facilitada por Facebook era genérica e incompleta y no proporcionaba una distinción apropiada entre el uso de datos necesarios para la personalización del servicio (con el objetivo de facilitar la socialización con otros usuarios) y el uso de datos para llevar a cabo campañas publicitarias direccionadas", dice el texto de la institución.

Agrega que la compañía no “proporciona información inmediata y clara sobre la recopilación y el uso de datos de usuarios con fines comerciales. Esta es información que el consumidor necesita para decidir si se une al servicio, a la luz del valor económico para Facebook de los datos proporcionados por el usuario, lo que representa un pago por el uso del servicio”.

Asimismo, el organismo prohibió la difusión de la práctica engañosa y ordenó la publicación de una declaración de enmienda en la página principal del sitio web de Facebook para Italia, en la aplicación y en la página personal de cada usuario registrado del país europeo.

En el 2018, Facebook ya había recibido una multa del gobierno italiano por 1 millón de euros (1.1 millones de dólares), tras el escándalo de Cambridge Analytica. El gigante tecnológico había facilitado a terceros información privada de millones de usuarios para que crearan y dirigieran anuncios políticos.

De hecho, la compañía de Zuckerberg había obtenido los datos de más de 200 mil italianos a través de pruebas de personalidad, lo que terminó afectando a más de 80 millones de usuarios a nivel mundial.

Facebook es cuestionado por la forma como maneja la información de sus usuarios. En reiteradas ocasiones han señalado a la empresa de violar la privacidad de sus usuarios. Una muestra de este punto es la migración masiva de usuarios de WhatsApp a otras plataformas, ante la idea de que la nueva actualización del servicio de mensajería compartirá sus datos y mensajes con las otras plataformas de la compañía.