Mientras el norte del país sigue concentrando más del 70% de los nuevos casos de Covid-19, el gobierno italiano planea reabrir las escuelas de todo el país desde el 1 de septiembre, una vez que pase el receso estival, luego de haberlas suspendido en marzo en el marco de las medidas para evitar la propagación de la pandemia de coronavirus.

La región del norte del país, que aporta el 22% del Producto Bruto Interno (PBI) italiano, registra el 63% de los 23.925 positivos actuales de coronavirus y el 48% de los fallecidos a nivel nacional.

Además, el organismo oficial registró 43 víctimas en toda Italia, llevando el total a 34.448 desde el inicio de la pandemia, aunque en 11 de las 21 regiones y provincias autónomas no se registraron fallecimientos.

La ministra de Educación italiana, Lucia Azzolina, afirmó que propuso que el 1 de septiembre "las escuelas estén abiertas para los exámenes de recuperación" al inicio del curso lectivo.

Según anticipó Azzolina en declaraciones televisivas desde Bérgamo, la idea es que la primera quincena sea para los alumnos que tengan que dar recuperatorios y luego, desde el 14 de septiembre, "volver a llevar a todos a la escuela".

Azzolina visitó establecimientos educativos de la ciudad del norte italiano, en el día del denominado examen de madurez ("esame di maturitá"), que cada año se toma a los alumnos de último año del secundario.

Italia inició el 18 de mayo pasado una reanudación gradual de las actividades que incluyó la apertura de fronteras internas y europeas desde el 3 de junio.