Los bancos estadounidenses JPMorgan Chase y Bank of America figuran entre varias entidades que se han ofrecido a facilitar las operaciones con deuda rusa en nombre de los clientes, dando así la oportunidad a los inversores de deshacerse de dichos activos, informó  Bloomberg citando a personas familiarizadas con el asunto.

La mayoría de las instituciones financieras estadounidenses se habían retirado de esta negociación en junio, después de que el Departamento de Tesoro prohibió comprar valores rusos en el mercado secundario. No obstante, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) aclaró posteriormente que reducir sus posiciones no constituye una violación de las sanciones impuestas por Washington contra Moscú por el conflicto en Ucrania, informa el sitio RTenespañol.

Según se informó, Barclays Plc y Jefferies Financial Group Inc. también hicieron ofertas a inversionistas. Reuters, por su parte, comunicó que Citigroup Inc. y Deutsche Bank AG estaban participando activamente en el mercado de bonos estatales y corporativos rusos.

Aclaración

La OFAC emitió una licencia el mes pasado que autoriza las transacciones necesarias para vender deuda rusa o posiciones de capital. La licencia, que vence el 20 de octubre, también otorga aprobación para comprar valores si es parte del proceso de venta.

Los precios de la deuda rusa han repuntado en las últimas semanas a medida que aumenta el comercio y los inversores locales buscan activos para comprar con el dinero proveniente de las exportaciones de energía. El bono gubernamental a 10 años se cotiza a 39 centavos por euro, frente al mínimo de 16 centavos de fines de junio, cuando los bancos se retiraron de la negociación.