El gobierno de Japón dio por concluida la alerta sanitaria que impuso hace un mes y medio en el marco de la pandemia de coronavirus, pero pidió a los ciudadanos que se acostumbren a adoptar "un nuevo estilo de vida" para impedir que el brote regrese y siga causando estragos.

"Vamos a tener que vivir con el coronavirus que está alrededor de nosotros. Si bajamos la guardia, la infección se extenderá muy rápidamente", advirtió el primer ministro, Shinzo Abe, al anunciar la decisión en rueda de prensa.

La alerta sanitaria fue declarada el 7 de abril pasado, llegó a estar vigente en todo el país y fue progresivamente reduciendo su ámbito geográfico hasta quedar circunscripta a Tokio y algunas regiones más.

El estado de emergencia termina, agregó Abe, "porque los casos diarios estaban ya por debajo de los 50 en todo el país y porque el número de personas hospitalizadas, que llegaron a ser 10.000, ya son unas 2.000."

El jefe del gobierno agregó que en los próximos días se conocerán medidas concretas en cuanto al funcionamiento de los negocios y la realización de actos públicos masivos, que gradualmente se irán adoptando al "nuevo estilo de vida".

Entre las medidas que se adoptarán figura una aplicación en los celulares para revisar los contactos que ha tenido una persona que pudo contagiarse, sistema puede estar esté vigente a mediados de junio.

Asimismo, pidió fomentar el teletrabajo y modificar los horarios de entrada a las oficinas para evitar congestiones en el transporte público.

También advirtió que si todas estas medidas no detienen la extensión de la pandemia y surge un repunte, no dudará en volver a imponer el estado de emergencia sanitaria.