El ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Taro Kono, y su homólogo chino, Wang Yi, adviertieron en Tokio que una guerra comercial tendría un grave impacto en la prosperidad mundial y se comprometieron a jugar "un papel responsable" en la economía global.

"Coincidimos en que una guerra comercial, sin importar qué país la haya provocado, tendría un gran impacto en la prosperidad de la economía internacional", dijo Kono en una rueda de prensa tras la reunión con su homólogo, la primera de estas características en ocho años.

Durante esta ronda de diálogo económico de alto nivel, Kono y Wang también se mostraron de acuerdo en que sus países deben "desempeñar un papel responsable en el desarrollo de la economía global y la solución de problemas" eventuales, según explicó el canciller nipón.

El acercamiento entre la segunda y la tercera economía mundial se produce en un momento en que ambas temen sufrir las consecuencias de las medidas proteccionistas emprendidas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El canciller chino también fue recibido en la capital japonesa por el primer ministro, Shinzo Abe, quien manifestó su anhelo de mejorar la cooperación económica de los países vecinos y con terceros manteniendo un sistema de comercio libre, según un comunicado difundido por la Cancillería japonesa.

Wang ha sido el primer canciller chino en visitar Japón para un diálogo económico de alto nivel en ocho años, debido a un enfriamiento de las relaciones diplomáticas por el conflicto en torno a la soberanía de las Islas Senkaku (llamadas Diaoyu en chino), administradas por Tokio pero reclamadas por Beijing. El ministro de Exteriores chino, que fue embajador en Tokio, llegó a Japón el domingo y en un primer encuentro reafirmó con Kono el compromiso de sus países de trabajar juntos para lograr que Corea del Norte abandone sus armas nucleares.

Además, los dos ministros acordaron la organización de una visita a Tokio del presidente chino, Xi Jinping, así como de un viaje a Beijing de Abe, que constituirían las primeras de este tipo desde que ambos mandatarios llegaron al poder en 2012.