La NASA decidió suspender de manera temporal la licitación adjudicada a SpaceX para que construya una de las naves con la que Estados Unidos buscaba regresar a la Luna. Los responsables de esa situación fueron dos de las empresas que perdieron el multimillonario contrato ante Elon Musk: Blue Origin, propiedad de Jeff Bezos, y Dynetcis

El acuerdo que había conseguido la agencia aeroespacial privada del magnate sudafricano era por la más de 2.900 millones de dólares. Sin embargo, parece que el proyecto deberá esperar debido a los reclamos que los competidores realizaron luego de que se conociera el resultado de la licitación. 

En estas quejas, la compañía del fundador de Amazon alegó una adjudicación "deficiente y de alto riesgo”. En este sentido, desde Blue Origin aseguraron que la decisión “elimina las oportunidades de competencia, reduce significativamente la base de suministros y no solo retrasa, sino que pone en peligro el regreso de EE.UU. a la Luna".

Por su parte, Dynetics criticó que la agencia espacial escogió la opción "más anticompetitiva y de riesgo disponible". De acuerdo con el motivo de su queja, la NASA debería haber modificado su solicitud o pedir a los participantes una modificación en sus propuestas, una vez que se conoció que el Congreso solo le otorgaría el 25% de los 3.300 millones acordados para el año 2021.

Corresponderá ahora a la Oficina de Auditoría de Estados Unidos (GAO) de tomar una decisión definitiva sobre los reclamos al desarrollo del Sistema de Aterrizaje Humano (HLS, por sus siglas en inglés) que iba a correr a cargo de SpaceX. De acuerdo a Reuters, las conversaciones entre la NASA y la empresa de Musk se encuentran en punto muerto.

"La NASA comunicó a SpaceX que el progreso en el contrato HLS se ha suspendido hasta que GAO resuelva todos los litigios pendientes relacionados con esta adquisición", dijo la portavoz de la NASA, Monica Witt, en relación con las protestas de las compañías que perdieron la puja ante Musk.

El regreso a la Luna

El programa Artemisa de la NASA tiene el objetivo de volver a llevar astronautas a la Luna después de más de 50 años. Ese plan, que el expresidente Donald Trump contempló que sería en 2024, llevaría además a la primera mujer a la superficie lunar.

La última vez que un humano pisó la Luna fue en 1972, bajo el programa estadounidense Apolo. En total, Estados Unidos realizó seis alunizajes de astronautas, el primero en 1969. 
Habrá qué esperar para saber si el calendario no se verá afectado por las protestas de Blue Origin y Dynetics.