El universo del turismo espacial  experimenta un momento de alta tensión. Después de que Blue Origin, la empresa espacial de Jeff Bezos, demandara a la NASA por favorecer a la SpaceX de Elon Musk por un contrato exclusivo para un módulo de aterrizaje lunar, la agencia espacial anunció un alto en los trabajos  del Sistema de Aterrizaje Humano (HLS) del Programa Artemis, mientras se solventan los conflictos legales con la compañía del fundador de Amazon.

La agencia aseguró que se “ha detenido voluntariamente” el trabajo con SpaceX  en el proyecto del HLS con la intención de organizar un litigio acelerado. Además, especificó que la decisión fue tomada por ambas partes y que la pausa se extenderá  como máximo hasta el 1 de noviembre. 

La demanda federal de Blue Origin, emitida el pasado 16 de agosto, acusa a la NASA de hacer una evaluación “ilegal e inapropiada” de las propuestas relativas al programa de sistema de aterrizaje humano. Bezos alega que la agencia otorgó un contrato exclusivo para un módulo de aterrizaje lunar a SpaceX de Elon Musk, algo por lo que representantes de la oficina espacial notificaron que los abogados trabajan con Departamento de Justicia de Estados Unidos para revisar los detalles del caso y “esperan una resolución oportuna de este asunto”.

Los motivos de la denuncia

En abril, la NASA otorgó un contrato de casi 2.900 millones de dólares a SpaceX para colaborar con la agencia en el diseño y desarrollo de un módulo de aterrizaje lunar para llevar un astronauta a la Luna en el 2024. 

Desde el anuncio, Blue Origin manifestó su inconformidad con la decisión, teniendo en cuenta que no obtuvo ningún beneficio a pesar de que la compañía también presentó una propuesta. 

Es por esto que en julio, la compañía de Bezos se contactó con la NASA por medio de una carta abierta. En el documento Blue Origin señaló que el contrato otorgado a SpaceX, ofrecía una ventaja injusta así como “una influencia insuperable sobre la NASA”.

Además, la empresa ofreció sacrificar hasta $ 2 mil millones en pagos futuros si la NASA enmendaba su decisión y consideraba a la empresa en el proyecto del 2024.

Otros reclamos 

Dynetics, una empresa estadounidense con intenciones de sumarse a la carrera espacial, presentó una queja formal ante la Oficina de Responsabilidad del Gobierno por la decisión de la NASA de trabajar únicamente con SpaceX.

A finales de julio, la oficina notificó que la queja no procedió. El argumento para concluir el caso es que según la normativa, la decisión de la NASA de elegir a una sola empresa, fue válida. 

Dynetics ofrece sus servicios al Departamento de Defensa de los Estados Unidos

Según las autoridades del departamento “la agencia ( NASA) tenía la opción de emitir múltiples premios, uno solo o ninguno, dependiendo de la financiación”.

Además, la oficina explicó que todas las propuestas fueron evaluadas de manera justas y que la razón por la que el premio benefició a una sola empresa, fue por la falta de fondos suficientes para financiar más proyectos.