La administración de Joe Biden distribuyó oficialmente más de 150 millones de cheques de estímulo de la ley de alivio del coronavirus, uno de los puntos de referencia clave que el presidente esperaba alcanzar durante sus primeros 100 días en el cargo.

El Departamento del Tesoro y el Servicio de Impuestos Internos enviaron aproximadamente 156 millones de pagos a personas, por un total de aproximadamente 372.000 millones de dólares, según el Departamento del Tesoro. La mayoría de estos últimos pagos se destinaron a los beneficiarios del Seguro Social, lo que proporcionó una inyección de efectivo a más de un año de la pandemia.

Beneficiarios

Este es el cuarto bloque de cheques de ayuda que envía el gobierno federal desde que el presidente firmó el Plan de Rescate Estadounidense, e incluye 25 millones de pagos por un valor total de US$36.000 millones, informó la agencia  Bloomberg.

El grupo más grande de destinatarios en este lote son los beneficiarios del Seguro Social que no presentaron declaraciones de impuestos en 2019 o 2020; esto incluye a las personas que reciben beneficios de jubilación, sobreviviente o discapacidad del Seguro Social. Otros pagos se destinaron a los estadounidenses con ingresos de seguridad suplementarios y beneficiarios de la Junta de jubilación ferroviaria.

Demoras

El IRS envió los cheques semanas después de que la agencia comenzara a procesar los pagos de otros estadounidenses, una demora que molestó a los demócratas en Capitol Hill.

Los demócratas del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes han instado al Servicio de Impuestos Internos a acelerar los pagos, argumentando que retrasos innecesarios perjudican a los estadounidenses vulnerables. La demora en los pagos de unos 30 millones de beneficiarios del Seguro Social se debió a que la Administración del Seguro Social no envió al IRS una lista actualizada de personas elegibles hasta el 25 de marzo, según los demócratas de la Cámara.