El Reino Unido no tuvo otra opción sino cambiar su estrategia para hacer frente a la expansión del coronavirus a fin de evitar la muerte de 250.000 personas y el colapso de su sistema público de salud, conocido como NHS. El cambio de estrategia se basó en un informe realizado por el Imperial College de Londres.

El equipo de respuesta al Covid-19 de esta institución académica publicó una investigación en la que señala que de continuar con la estrategia que había adoptado el gobierno para tratar de disminuir la propagación del virus, sin aplicar medidas drásticas que implicaran el aislamiento de la población, podría llevar "al límite" los servicios de atención sanitaria.

En especial, puntualizó, que eso afectaría a las unidades de cuidados intensivos, que podrían ver su capacidad sobrepasada en, al menos, ocho veces.

Este equipo de expertos, que asesora al gobierno en la crisis sanitaria, advirtió que incluso con las medidas de "distanciamiento social", recomendadas por las autoridades, el NHS "se vería saturado", por lo que aconsejó como la única "estrategia viable" seguir el modelo de "supresión" aplicado en China, donde se detectaron los primeros casos de Covid-19, y que implica el aislamiento de toda la sociedad.

El documento, que analiza específicamente los escenarios en el Reino Unido y los Estados Unidos, concluye que las políticas de mitigación -que combinan el aislamiento domiciliario de casos sospechosos, la cuarentena domiciliaria de quienes viven en el mismo hogar que gente posiblemente infectada y el distanciamiento social de ancianos y personas con un riesgo mayor de contraer enfermedades graves- "podrían reducir la demanda máxima de atención médica en dos tercios y las muertes a la mitad. ".

El primer ministro británico, Boris Johnson, pidió entonces a los ciudadanos que eviten cualquier contacto social "no esencial" para minimizar la propagación del virus.

Según las últimas cifras, los casos de Covid-19 diagnosticados en el Reino Unido se elevan a 1.543 y 55 muertos, aunque los expertos consideran que los infectados reales podrían ser muchísimos más debido a la rapidez con la que se propaga esta enfermedad.