El líder secesionista preso Jordi Sánchez presentó un recurso de apelación ante el Tribunal Supremo español, que el viernes último le denegó la libertad para asistir al parlamento catalán a su propia investidura como presidente del gobierno regional.

Sánchez dió este paso para agotar todas las instancias judiciales españolas antes de acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo, según fuentes de la defensa.

En su recurso, presentado ante la Sala de lo Penal del Supremo, el "número dos" de Junts per Catalunya alegó que si no se le permite acudir al parlamento catalán para su investidura se estará vulnerará la Constitución y el Estatut -ley de autogobierno catalana- y se limitará "gravemente" la democracia y la autonomía catalana.

El presidente del parlamento catalán, Roger Torrent, postergó sin fecha fija la votación de la investidura de Sánchez ante la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena contraria a su excarcelación.