La Corte de Magistrados de Westminster remitió a la ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, la orden de extradición de Julian Assange para que sea rubricada y enviarlo a Estados Unidos, donde lo buscan por 18 presuntos delitos, que acumulan más de 100 años de prisión, en un proceso legal de alto nivel. 

En las últimas hora, el juez Paul Golspring resolvió expedir a la ministra del Interior, Priti Patel, la orden de extradición de Julian Assange a Estados Unidos para que esta sea firmada o no y así dirimir si se llevará a cabo la entrega.

Luego de la decisión de la Corte de Magistrados de Westminster, la funcionaria tendrá un plazo de dos meses prorrogables para sopesar si le da luz verde a la extradición o la deniega. Entretanto, los abogados del imputado apelarán la decisión en el periodo de cuatro semanas hasta el 18 de mayo.

Posteriormente, ambas partes también podrán recurrir la eventual determinación de Patel, pero eso únicamente en caso de que el Tribunal Superior le dé el visto bueno.

Salud

La justicia estadounidense quiere juzgar a Assange por difundir a partir de 2010 más de 700.000 documentos secretos sobre las actividades diplomáticas y militares estadounidenses, en particular en Irak y Afganistán.

Entre esos documentos figuraba un video que mostraba a civiles, incluidos dos periodistas de la agencia Reuters, muertos por disparos de un helicóptero de combate estadounidense en Irak en julio de 2007.

Acusado de espionaje, de ser declarado culpable Assange puede ser condenado a 175 años de cárcel, en un caso que las organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian como un peligroso ataque a la libertad de prensa.

El gobierno estadounidense afirma, por su parte, que el australiano no es periodista sino pirata informático y que puso en peligro la vida de numerosos informantes al publicar documentos sin editar.

Los problemas de salud de Assange han estado sobre la mesa a lo largo del proceso judicial y es uno de los argumentos más repetidos por los abogados defensores para rechazar la extradición a suelo estadounidense.

Incluso, en una instancia previa, alegaron que las prisiones de Estados Unidos eran muy difíciles de soportar para una persona con problemas de salud mental como el australiano, que podría incurrir en prácticas suicidas en caso de ser recluido en una de esas instalaciones de máxima seguridad.

Videoconferencia

La jueza de primera instancia, Vanesa Baraitser, había denegado la entrega por estos motivos y justificando que las condiciones penitenciarias de EE.UU. podían exacerbar el riesgo de suicidio.

No obstante, pese a que la magistrada aceptó en ese momento el argumento de la defensa, también rechazó otros que sus abogados podrían presentar nuevamente ahora.

El Superior Tribunal revisará las apelaciones cuando la respuesta de Patel esté definida. Si no hay ningún recurso, la extradición podría llevarse a cabo en un término de 28 días después de la autorización de la ministra. Como última instancia, los defensores de Assange tendrán la posibilidad de ir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Assange presenció la sesión de hoy por medio de una videoconferencia desde la prisión de alta seguridad de Belmarsh, en Londres, donde permanece desde 2019.