Después de no conocer su paradero por más de 20 días, y rumores de muerte producto de una operación fallida, el líder norcoreano  Kim Jong-un volvió a escena para asistir a la inauguración de una fábrica de fertilizantes en Pyongyang, según informó la agencia oficial KCNA.

La información fue confirmada posteriormente por la agencia surcoreana Yonhap que monitorea el gobierno del país vecino. De esta forma se pone fin a los días de misterio, en tanto que las imágenes del evento aparecieron al final del viernes por la noche.

La última vez que el dictador asistió a un acto oficial fue el día 11 de marzo,  en la reunión del Partido de los Trabajadores de Corea. Más tarde, su ausencia en el 108 aniversario del nacimiento de su abuelo, el fundador del régimen norcoreano Kim Il-sung, el 15 de abril, generó dudas sobre su salud. 

La alarmas se encendieron cuando fuentes de inteligencia estadounidenses informaron aseguraron a la CNN que Kim estaba recibiendo tratamiento después de someterse a una cirugía cardiovascular a principios de mes, mientras que varios medios, como la revista japonesa Shukan Gendai, deslizaron la posibilidad de que haya sufrido una muerte cerebral.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD.