El volcán indonesio Anak Krakatoa, en la provincia de Lampung, entró en una violencia erupción en donde arrojó una columna de ceniza a 500 metros, en lo que fue su mayor erupción desde la de 2018, que provocó un tsunami de cientos de muertos.

En la noche del viernes, el Centro de Vulcanología y Mitigación de Desastres Geológicos de Indonesia captó destellos de lava. El volcán permaneció en erupción durante las primeras horas del sábado, pero por el momento no  se tiene constancia ni de víctimas ni de daños materiales, según  informó el Centro. 

Según las imágenes capturadas, la primera erupción comenzó en torno a las 21.58 y duró un minuto y 12 segundos, seguido de una nueva detonación, la más potente, a las 22.35, que se prolongó durante 38 minutos y 4 segundos. 

En consecuencia, las luces de alarma se encendieron cuando comenzó a salir ceniza, dado el antecedente de hace dos años, cuando se produjo el tsunami en las costas de Jva y Sumatra, que acabó con las vidas de unas 400 personas. 

Por su partes el jefe del de datos, información y comunicación de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres (BNPB), Agus Wibowo, informó que "los estudios demuestran que la muestra que las erupciones continuaron hasta las cinco de la madrugada del sábado".

Volcán Krakatoa en erupción 

Por el momento, la actividad parece haber disminuido aunque las fuerzas de seguridad están considerando una posible evacuación de los residentes.

El archipiélago de Krakatoa registra un antecedente de carácter histórico. En 1883 hubo en las islas volcánicas una serie de explosiones, que culminaron el 26 de agosto de ese año con una explosión cataclísmica que destruyó a gran parte de las islas. Las erupciones de 1927 hicieron que se formara la actual isla de Anak Krakatoa, protagonista del tsunami de 2018 y que ahora despierta temores.