La Comisión Europea, que lidera Ursula von der Leyen, presentó su green plan con el que quiere convertir a Europa en punta de lanza de la transición energética. Un programa que tiene como columna vertebral dos grandes objetivos, un método de financiación y un impuesto para productos de países terceros. Y se aprobó un calendario con distintas etapas para llegar al gran objetivo, convertir a Europa en un continente climáticamente neutro en 2050.

"Nuestro objetivo es reconciliar la economía con el planeta, reconciliar la forma en que producimos, que consumimos con nuestro planeta", dijo Von der Leyen, que no dudó en calificar su pacto como "el momento europeo del hombre llegando a la Luna".