Un equipo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ( CIDH) comenzó las pesquisas para esclarecer si se cometieron violaciones de los derechos humanos, por parte de las fuerzas de seguridad que actuaron contra las protestas sociales que sacudieron Ecuador durante este mes.

Fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores ecuatoriano confirmaron a la agencia de noticias EFE la llegada del contingente de especialistas, aunque no dieron precisiones sobre quienes lo integran ni cuánto estarán en el país, argumentando que se trata de un trabajo independiente que dispone de agenda propia.

La visita de esta misión coincidirá con otra de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que trabaja en Ecuador desde hace una semana y que también apunta a esclarecer qué ocurrió entre el 3 al 13 de octubre, cuando Ecuador vivió una de las olas de violencia más graves de su historia reciente.

Durante esos días, diferentes sectores sociales, entre ellos el movimiento indígena que encabezó las protestas, se movilizaron en la capital ecuatoriana y en distintos puntos del país en rechazo al plan económico del gobierno de Lenín Moreno.

Las movilizaciones fueron reprimidas por las fuerzas de seguridad y concluyeron con al menos seis personas muertas y 1.340 heridos, y con denuncias de abusos y violaciones a los derechos humanos por parte de los uniformados.

El gobierno ecuatoriano, que convocó a las dos comisiones para que verifiquen lo ocurrido, asegura que actuó con moderación y usando exclusivamente herramientas previstas en los convenios internacionales para este tipo de escenarios, como gas lacrimógeno.