La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos considera necesario tener "paciencia" para seguir con el plan gradual de suba de tasas de interés hasta que se constate el repunte en la inflación, según revelaron las actas de su última reunión sobre política monetaria.

"Se destacó que se necesita algo de paciencia a la hora de retirar el estímulo monetario mientras se evalúan las tendencias en la inflación", consta en las actas del encuentro del 19 y 20 de septiembre que se conocieron ayer. De este modo, parece quedar en el aire la posibilidad de un nuevo encarecimiento del precio del dinero en Estados Unidos en diciembre, fecha de la última reunión del año de la Fed sobre política monetaria, según un despacho de la agencia de noticias Efe.

"Muchos de los participantes (de la reunión de Mercado Abierto) expresaron preocupación de que los indicadores de baja inflación este año puedan reflejar no solo factores transitorios, sino también la influencia de acontecimientos que pueden probarse más persistentes", agregó el documento, que se da a conocer tradicionalmente con tres semanas de retraso.

La tasa de inflación interanual cerró agosto en el 1,9 por ciento, por debajo del objetivo del banco central del 2 por ciento anual. En la reunión de septiembre, el banco central dirigido por Janet Yellen, decidió mantener sin cambios las tasas de interés de referencia en el rango de entre 1 y 1,25 por ciento. Este año, la Fed elevó el precio del dinero en dos ocasiones y anticipó a principios de 2017 hasta tres alzas.

Los próximos encuentros del Comité Federal de Mercado Abiertodel banco central, que dirige la política monetaria de Estados Unidos se realizará a finales de octubre y a mediados de diciembre.