El impacto del coronavirus (Covid-19) en la economía no empujará a Estados Unidos a un dañino brote de deflación gracias a la respuesta de la Reserva Federal (Fed) y a su poder para hacer más, aseguró el vicepresidente de la institución, Richard Clarida.

"La demanda ha tenido un impacto muy adverso. A nivel neto es desinflacionaria. No creo que sea deflacionario. Creo que tenemos las herramientas para mantener a la economía fuera de la deflación", dijo Clarida en una entrevista con Bloomberg televisión.

La distinción es importante. La Fed apunta a una tasa de inflación de 2% y un periodo de deflación -en que los precios están subiendo aún pero a un ritmo más lento -implica que la meta será más difícil de alcanzar.

Pero la deflación indica un problema más crónico en que los bienes y servicios en promedio se están volviendo más baratos, y ha sido asociada con crisis económicas más graves como la Gran Depresión.

Cuando los precios caen, los salarios tienden a seguirles y los hogares recortan sus gastos.

EE.UU. ya reportó más de 557.000 casos de coronavirus y más de 22.000 muertes, lo que lo convierte en un epicentro de la pandemia.

El domingo, el principal experto en enfermedades infecciosas de la nación sugirió que una acción gubernamental anterior podría haber ayudado a detener la propagación del virus en todo el país.

"Obviamente, podría decir lógicamente que si tuviera un proceso en curso y comenzara la mitigación antes, podría haber salvado vidas", dijo el Dr. Anthony Fauci a CNN. "Nadie va a negar eso. Pero lo que entra en ese tipo de decisiones es complicado".

Fauci también dijo que si bien una parte del país podría finalizar sus órdenes de quedarse en casa y comenzar a volver a la normalidad el próximo mes, existe un "riesgo extraordinario" si el país alivia las restricciones demasiado pronto.